domingo, 22 de junio de 2014

LOS CUATRO ELEMENTOS Y LA DANZA



AGUA
Y la vida vive... en cada movimiento que tu transparencia dibuja. En el sonido de cada estado en el que te encuentras, en el murmullo del arroyo acunando sus riberas. En lo que escondes tras las cortinas blancas de tus cascadas. En el frescor del rocío anunciando la mañana que se acerca. En el aplauso de la lluvia agradecida por el baile de aromas renacidos.


AIRE
Y la vida vive... en danzante y armonioso viaje, creando sonidos por donde pasas.. Armónicos balanceros de hojas. Produciendo sensaciones según las caricias de tu brisa o ráfagas de tus tormentas. Sosegando con la calidez de tu aliento sereno, agitándolo todo con tus corrientes frías. Pero siempre invitando a bailar mientras suena tu invisible melodía.


TIERRA
Y la vida vive... en la fecundidad de tus entrañas, en el agradecimiento de todo lo que en ti renace. En la fragilidad de de cada flor, en el color de tus campos, en la altiva grandeza de tus montañas. En la ambigua danza de tu enérgica feminidad. En el latido de tu sabiduría, tan profundo como raíces de vid.


FUEGO
Y la vida vive.. en el crepitar de tus llamas. En la magia ancestral de tus hogueras. En la rotunda fuerza con la que forjas y cambias formas. En el calor danzante al iluminarlo todo. En el caos descontrolado de tus brasas. En tus enigmáticas formas cuando respiras.


LOS CUATRO ELEMENTO Y LA DANZA
Y la vida vive... en un orden natural, en un equilibrio de ceremoniales giros. Como en una coreografía, donde se mezclan la pasión del fuego, la volátil agilidad del aire, la fuerza de la tierra y la fresca imaginación del agua. y cuando la inspiración los junta crean la danza de la vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario